Finalistas de la V Beca Joana Biarnés

El jurado de la V edición de la Beca Joana Biarnés para Jóvenes Fotoperiodistas, formado por el fotoperiodista Xavier Aldekoa, la comisaria independiente Sandra Maunac, el director, productor y guionista de cine documental Òscar Moreno, la productora especializada en fotografía documental y narrativa visual Jessica Murray y la fotoperiodista Anna Surinyach, finalizó el proceso de revisión de los más de 40 proyectos candidatos.  

Evaluados según su calidad formal y conceptual, así como por el valor social de la temática propuesta, los siguientes tres proyectos son finalistas a la V Beca Joana Biarnés:

“El negocio del viento”
de Paula Artés

Paula Artés

© Paula Artés

 

Fotógrafa residente en la provincia de Lleida, comprometida con dar a conocer y cuestionar las estructuras de poder. Su proyecto parte del hecho de que el viento se ha convertido en la principal fuente de energía eléctrica en España.

Se está apostando por un incremento de la energía renovable, una medida que sobre el papel no merece ningún reproche. Sin embargo, el problema viene cuando la lógica extractivista y el traslado de la producción a la periferia acaba supeditando los intereses de las regiones productoras, que se convierten en dependientes de otras áreas del estado.  

La Conca de Barberà (Catalunya) es una de las comarcas más explotadas en cuanto a renovables con 78 aerogeneradores a los que se podrían sumar 44 más. En la misma zona se está tramitando construir 9 parques solares, que cubrirían con placas fotovoltaicas unas 654 hectáreas de paisaje, destruyendo el territorio estética, ecológica y agrícolamente. La misma praxis ha ido ocupando otros terrenos agrícolas y ganaderos catalanes en La Segarra o L’Urgell, así como en muchos lugares de la España vaciada.

En inglés, “power” significa “energía” y también “poder”. Y entre ambos conceptos hay una relación que sugiere una estructura de dominación tan invisible como lo es el propio viento, que solo vemos cuando obliga a desplazarse a otros elementos.

A partir de fotografías, vídeos, sonidos, documentación oficial, planos y materias primas, esta investigación visual quiere arrojar luz sobre la sobreexplotación de territorios para la energía verde, por parte de las mismas grandes empresas que ya dominan el mercado energético y que, de forma opaca y con impunidad, tratan la naturaleza como si fuera un recurso infinito.

 

“Eroding Franco”
de Jordi Jon

Jordi Jon

© Jordi Jon

Fotógrafo documental y periodista nacido en Tarragona, su proyecto documenta la desertificación de España y lo compara con información científica que fue desatendida durante el franquismo para reflexionar acerca de las decisiones tomadas por el régimen y su  influencia moderna en la trayectoria ecológica del país.

El legado franquista va más allá de la represión social y política. En tiempos de Franco, algunos científicos ya alertaban sobre el peligro de desertificación, el proceso que convierte en áridas tierras precisamente fértiles, debido principalmente a la agricultura insostenible y la deforestación. 

Sin embargo, posiblemente sin pleno entendimiento de sus implicaciones, entre 1959 y 1974 el régimen dictatorial priorizó como baluartes del desarrollo económico la construcción, la agroindustria y el turismo masivo. Esas son las mismas bases que configuran cerca del 30% de la economía nacional a día de hoy, cuando se estima que el 80% de España podría ser un desierto al finalizar el siglo XXI. 

Más allá de los aspectos históricos y medioambientales, este proyecto revela narrativas eclipsadas por ambiciones pasadas y presentes. Lo que en su momento fue celebrado como “milagro económico español” se ha traducido en una carga ecológica y social que aún pesa sobre España. Hay una historia que necesita ser contada para arrojar luz sobre este legado ambiental, crucial para comprender nuestro presente y futuro en el contexto del cambio climático global.

Con una paleta cromática que evoca la sequedad de la tierra, tonos terrosos y ocres que contrastan con los tonos más artificiales de las zonas turísticas, enfatizo el contraste entre los desiertos del sureste y la remanente naturaleza costera, transitando por la paradójica gestión del agua en las áreas turísticas y su escasez en el interior. Estas imágenes contrapuestas a los archivos científicos plantean una reflexión crítica sobre las repercusiones humanas en el paisaje natural.

 

TINTO®”
de Ana Tejedor

Ana Tejedor

© Ana Tejedor

Realizadora audiovisual residente en Barcelona y centrada en comunicación científica, su proyecto recorre la cuenca del río Tinto, desde la actividad minera en su nacimiento hasta el Polo Químico en el puerto de Huelva, para denunciar los daños al territorio y su población.

El río Tinto recorre gran parte de la provincia de Huelva y es famoso por el color de sus aguas. Es rojo, es ácido y ha sido estudiado por sus características extremas, que recuerdan al paisaje de Marte y que parecen tener origen natural. Aunque también recibe continuos focos de contaminación (drenaje ácido de minas, vertidos del vertedero de Nerva, vertidos de depuradoras y de otras actividades industriales), lo que hace difícil aislar causas y consecuencias. 

La geografía del río Tinto es un paisaje explotado, una zona de sacrificio donde el territorio se “ofrece” al servicio del modelo capitalista. Cada decisión tomada poniendo por delante el beneficio económico es cuantificable y mi investigación busca las cifras concretas que evidencian los daños causados a este territorio de una forma muy visual, poniéndole precio. 

En base a esta idea, el río y todo lo que lo rodea pasa a ser un objeto de consumo. TINTO® tomará la forma de un catálogo, que despliega una estética descriptiva, limpia y sugerente dentro de las lógicas del marketing. La crudeza de la fotografía de paisaje responderá a la sensación de artificio consumista, en la que todo está siempre disponible. E irá acompañada de fotografía de producto, objetos que aunque no son siempre bienes de consumo, ilustran problemáticas socioambientales como el extractivismo, la falta de responsabilidad política, el desamparo legal de las personas migrantes y los límites del suelo. 

Es una oportunidad para denunciar desde nuevas perspectivas temas que nos afectan directamente, que nos están matando. Un ejemplo de lo que no queremos perpetuar, de lo que aún podemos evitar y de lo que tenemos que luchar por recuperar.

(Ndr: Las descripciones de cada uno de estos proyectos han sido extraídas de diversos apartados de los dossiers aportados por cada participante y los textos han sido editados para redactar esta noticia.)

ACTUALIZACIÓN: El proyecto ganador de la V Beca Joana Biarnés ha sido “Eroding Franco”.

Desde la Fundación Photographic queremos agradecer enormemente la participación a todas las personas que han presentado sus proyectos, así como el apoyo a todas las entidades que han colaborado en la difusión de esta convocatoria, incluyendo escuelas de fotografía, asociaciones y sindicatos de fotógrafos y periodistas, universidades, festivales de fotografía, revistas especializadas y agendas culturales.

La Beca Joana Biarnés para Jóvenes Fotoperiodistas se financia con los ingresos generados por el Archivo Joana Biarnés y cuenta con la colaboración de Generalitat de Catalunya, Ajuntament de Terrassa, Escuela Efti, Foto Ruano Pro, la galería Blanca Berlín y la revista 5w.